Sí, estar presente en Internet supone invertir recursos

De vez en cuando me encuentro con empresas que plantean situaciones inverosímiles. La mayoría giran en torno a los presupuestos que dedican a su actividad en Internet. No es extraño encontrarse con una entidad que, a partir de distintos presupuestos solicitados, llega a una cifra para el desarrollo de su sitio web que resulta ridícula. Ridícula si la comparamos con los objetivos que plantea para su presencia en Internet, con el volumen de su presupuesto anual, y, en algunas ocasiones especiales, simplemente ridícula.

En esos casos, siempre recurro a un ejemplo que me parece muy obvio. Recuerdo el coste que le supone a la empresa el montaje y luego el mantenimiento del jardín de una de sus sedes. Tanto la inversión inicial como los montos mensuales suelen superar con creces cualquiera de los escenarios que se plantea en el ámbito online.

La clave radica en que si reflexionas acerca del número de personas que casualmente se encontrará tu interfaz en la Web, te darás cuenta de que no debe desmerecer en ningún momento la decoración básica de tus activos a pié de calle. En este sentido, llama la atención los casos de compañías cuyos presupuestos publicitarios se mueven por millones de euros, su mantenimiento de jardines en cientos de miles y discuten la renovación y el mantenimiento de sus sitios web porque supone destinar algunos miles y no tienen claro el ROI.

Y como en el chiste de toda la vida, si en estas estamos con tu web, de participar en las redes sociales y practicar la escucha activa ni hablamos, no?