Imagínate una isla que poco a poco se va viendo sumergida bajo el mar. En el centro se yergue una montaña. Sabes que el agua terminará llegando hasta la cumbre pero no eres capaz de calcular cuándo. Esa imagen me sirve cuando analizo lo que ocurre con los medios de comunicación.

La prensa especializada está situada en las laderas de la montaña. Fíjate en el caso de los diarios económicos. Los directivos buscan en ellos fuentes reputadas que seleccionen para ellos lo que realmente deben leer porque necesitan la información en su toma de decisiones y porque tienen poco tiempo. Claro, eso les lleva a preocuparse tambien por lo que dicen acerca de ellos, sus compañías, su industria y su contexto. Por eso, todavía se mantienen relativamente a salvo de la marea.

Si hay un lugar en el que eso se pone de manifiesto es en la “city”. Las cabeceras son una institución allí, también lo son los periodistas y opinadores. Por primera vez noto que los especialistas que trabajan con ese poderoso stakeholder comienzan a notar el agua a sus piés. Leo y esucho que se están preguntando cómo aprender a surfear mientras siguen tomando el sol. Sin una herramienta sólida que nos diga qué debemos tener en cuenta  entre el millón de acontecimientos que nos rodean, ¿Cómo nos vamos a organizar? ¿Podrá surgir del caos, que ellos identifican con la inundación online, un mecanismo que sustituya lo que ha funcionado hasta ahora tan bien?

Mi experiencia me dice que las cosas mutan para no volver al estado anterior. Aprenderemos a nadar sobre la marcha.

Chief Talent & Innovation Officer y Socio de Llorente & Cuenca (y ferviente admirador de los Flamin’ Groovies).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *