DKV -nos cuenta Miguel García– entendió hace más de doce años que para que se estableciera una relación de mutua confianza con sus stakeholders necesitaba crear un nuevo marco de convivencia con ellos. Este marco debía superar el esquema transaccional basado “yo te doy, tú me das” para evolucionar hacia un “juntos hacemos algo posible”. Tuvo que reflexionar acerca de su ideología como organización y seleccionar aquellos aspectos de cuánto les rodeaban que querían modificar. En ese marco el beneficiario era la sociedad en general a través de casos particulares en los que mostrar el compromiso de DKV con el ecosistema en el que operaba.

Es precisamente la crisis que estamos padeciendo la que nos ha llevado a todos como ciudadanos a exigir que los actores que operan en nuestra gran comunidad sean corresponsables. Hemos elevado hace mucho tiempo el nivel de nuestra exigencia y nos fijamos en la dimensión ética de las compañías.

Pequeña Idea Innovadora: revisa los últimos comunicados de tu organización con vuestros stakeholders. Intenta averiguar cuál sería el beneficio final, más allá de la creación de valor para el accionista, de la actividad de tu empresa. Analiza si en esos contactos se ha expresado con claridad: una persona que forma parte de la sociedad desde su rol, por ejemplo, como voluntario, gestor o afectado debería poder comprender ese beneficio tangible. En caso contrario, trata de grabarte mientras lo cuentas en cinco minutos a un colega. El ejercicio os permitirá condensar esos mensajes para que calen en cada una de las comunicaciones con las personas que pueden hacer tu proyecto posible.

A lo mejor te interesa la iniciativa dirigida a empresas que resumió el Estado de Washington en esta infografía:

Decálogo

A partir de las experiencias de éxito de Ángel AllozaCEO en Corporate Excellence-Centre for Reputation LeadershipMiguel GarcíaDirector de Comunicación y Responsabilidad Empresarial en DKV Seguros, y Juan LlovetMarketing & Communications Director en Gestamp Renewables – Gonvarri Steel Industries, proponemos un decálogo para innovar:

  1. Cambiar exige comprometer a cuantos protagonizan tu proyecto
  2. Tu reputación es una palanca poderosa para convencer y comprometer
  3. Convencer a lo largo del tiempo pasa por la generación de la confianza
  4. Dota de un propósito social a tu empresa
  5. Se trata de relaciones humanas: formamos comunidades, no “clusters”
  6. No dejes que el éxito se convierta en uno de tus mayores enemigos
  7. La ejecución precisa tanta o más atención que la planificación
  8. La clave está en la motivación!
  9. Entrenar, entrenar, entrenar…
  10. Aprovecha las oportunidades

Este decálogo forma parte del libro editado por Jorge Cachinero y publicado por d+i (el Centro de Ideas, Análisis y Tendencias de LLORENTE & CUENCA): «Innovar para Liderar: Tres Casos de Éxito«. Si te interesa el tema o los casos, descárgatelo en formato .pdf.epub o .mobi. Ya me contarás qué te sugiere!
ficha_libro_innovar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *