Innovan o te innovan, parece la máxima de una visita a cualquier estantería que reúna a los clásicos de la gestión. No es extraño. La disciplina entró en la era en la que nos encontramos a raíz del desplome de la bolsa de Nueva York en 1907. Entonces cobró forma la Harvard Business School que aglutinó por primera vez el corpus básico de asignaturas de los MBA. Del evolucionismo biológico de finales del siglo XIX, la idea de la adaptación por la supervivencia se extendió como la pólvora renovando todas las disciplinas de las ciencias: la sociología, la antropología, la arqueología… y la economía.

Anticipación y agilidad se convirtieron en las recetas para directivos de empresas al margen de sectores o mercados. La primera tratando de evitar situaciones sin retorno que podían terminar con las compañías sometidas a un entorno en constante cambio (sí, entonces también experimentaban el enorme vértigo de la incertidumbre motivada por el dinamismo de unos sistemas que se demostraban tan vivos como en nuestros días). La segunda debía caracterizar a la reacción antes los acontecimientos que se sucedían: sino los habías visto venir la clave pasaba a ser la velocidad con la que interpretarlos, ser capaz de tomar decisiones y luego ejecutarlas.

La innovación se ha convertido en sinónimo de competitividad y ha sido profusamente estudiada como uno de los factores esenciales para alcanzar el éxito. Partiendo de esta tesis, los tres capítulos de este libro se aproximan a la innovación desde la perspectiva del momento que estamos viviendo. Tras un siglo dedicado a la eficiencia en los ámbitos operativos de los negocios (la producción, la distribución, la comercialización y el control de los recursos), la crisis desencadenada en 2008, como bien indica Ángel Alloza, ha provocado una pérdida de la confianza en las organizaciones y en sus proyectos.

ficha_libro_innovar

Esta situación requiere afrontar el futuro replanteando lo aprendido en un terreno poco explorado por la ciencias empresariales y económicas, el de las relaciones humanas.

No hacerlo puede significar, y de hecho lo está haciendo, la muerte de empresas centenarias incapaces de adaptarse a una sociedad cada vez más dotada para informarse, comprender y juzgar si éstas cumplen los compromisos adquiridos. También supone una enorme oportunidad para aquellas que comprenden que en su recuperación estriba la ventaja evolutiva, esa que es posible mantener a lo largo del tiempo.

A partir de las experiencias de éxito de Ángel AllozaCEO en Corporate Excellence-Centre for Reputation LeadershipMiguel GarcíaDirector de Comunicación y Responsabilidad Empresarial en DKV Seguros, y Juan LlovetMarketing & Communications Director en Gestamp Renewables – Gonvarri Steel Industries, proponemos un decálogo para innovar:

  1. Cambiar exige comprometer a cuantos protagonizan tu proyecto
  2. Tu reputación es una palanca poderosa para convencer y comprometer
  3. Convencer a lo largo del tiempo pasa por la generación de la confianza
  4. Dota de un propósito social a tu empresa
  5. Se trata de relaciones humanas: formamos comunidades, no “clusters”
  6. No dejes que el éxito se convierta en uno de tus mayores enemigos
  7. La ejecución precisa tanta o más atención que la planificación
  8. La clave está en la motivación!
  9. Entrenar, entrenar, entrenar…
  10. Aprovecha las oportunidades

La crisis de 1907 puso en marcha toda una forma de afrontar los retos organizacionales a partir de la mezcla de especialidades del conocimiento que hasta ese momento no se relacionaban: la economía, la psicología, la ingeniería, etc. La crisis de 2008 inaugura una nueva era que requiere otro esfuerzo similar. En la gestión de la reputación estriba recuperar la confianza perdida. Para que nuestras organizaciones mejoren la forma en la que lo vienen resolviendo hasta ahora debemos introducir la innovación en el ADN de los equipos que se relacionan a diario con nuestros stakeholders. Del acierto que tengamos dependerá nuestro posicionamiento en el mercado pero también, y este es el auténtico reto en el S XXI, en la sociedad.

Este decálogo forma parte del libro editado por Jorge Cachinero y publicado por d+i (el Centro de Ideas, Análisis y Tendencias de LLORENTE & CUENCA): «Innovar para Liderar: Tres Casos de Éxito«. Si te interesa el tema o los casos, descárgatelo en formato .pdf, .epub o .mobi. Ya me contarás qué te sugiere!

Chief Strategy Officer y Socio de Llorente & Cuenca (y ferviente admirador de los Flamin’ Groovies).

Un Comentario en “Decálogo para hacer de la innovación nuestra ventaja competitiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *