La Innovación Nos Hace Mejores

Las empresas innovamos constantemente. La cuestión es si lo hacemos de una manera eficaz. En Cink se dedican a ayudar a las compañías que deciden aprovechar esta palanca para transformarse. Incorporarlos en nuestro proyecto es en sí una de nuestras mayores innovaciones.

Disclaimer: siento cierto complejo por el autobombo que conlleva hablar de las iniciativas que ponemos en marcha en Llorente & Cuenca. Y te pido disculpas por adelantado por si llega a molestarte en la lectura de este post pero considero que no hay como predicar con el ejemplo. Las fotos corresponden a la jornada de trabajo en Cinkhaus del equipo de Directores Senior de España y Portugal para explorar nuevas soluciones para nuestros clientes.

En las empresas hablamos hasta la saciedad de innovación. Al igual que ha ocurrido con palabras como “estrategia”, “sinergias (siempre en plural, qué curioso)” o “cuadro de mando”, se ha convertido en una cantinela a menudo vacía. Sin embargo, la lógica es impepinable: las compañías necesitan crecer para sobrevivir, hacerlo de forma lineal basándose en una única actividad no es para siempre y por eso requieren imaginación para encontrar nuevas vías de negocio, emprendimiento para ponerlas en marcha y capacidad para ejecutar la visión en un continuo ensayo-error.

Esa capacidad para reinventarse se pone a prueba especialmente cada vez que se produce un salto brusco en la evolución de un sector o de la economía en general, lo que llamamos “disrupción”. Normalmente estos saltos son producidos por un cambio tecnológico profundo (la imprenta, la máquina de vapor, la transformación del petróleo en una fuente de energía, la telefonía móvil o la llegada de Internet). El terremoto que produce modifica la manera de competir, surgen nuevos actores agresivos y se aceleran los tiempos en el mercado. Y, de repente, las organizaciones se dan cuentan de que precisan talento, por un lado, adaptado a los nuevos vientos y, por otro, emocionalmente inteligente para afrontar la etapa de cambio.

Pero por encima de este requisito, surge otro fundamental: contar con un método para mirar el negocio desde otra perspectiva. Las empresas no practicamos el sano ejercicio de cuestionar nuestro modelo de crecimiento, sobre todo si ha resultado exitoso. No nos gusta perder el tiempo que podemos dedicar en seguir generando beneficios en una búsqueda errática de una tierra prometida (ya nos lo contaba Clayton M. Christensen en su aclamado “El Dilema de los Innovadores“). Supone una tormenta de la que huimos: un coste concreto (como saben los financieros el gasto “siempre se cumple”) y un beneficio difuso (la incertidumbre de si ese cuestionamiento producirá réditos). O lo que es lo mismo, riesgo.

Al final, hacemos bien lo que practicamos con frecuencia. Se convierte en hábito y en procesos. Sin embargo, hacemos fatal lo que no estamos acostumbrados a gestionar. En ese terreno, improvisamos y eso no nos conduce a pautas o sistemas que podamos seguir.

 

 

Lo que más me gustó de Cink, cuando los conocí, es que precisamente ayudan a las empresas ofreciéndoles un método concreto para repensar, cuestionar y reconstruir su modelo de negocio. A partir de su “start-up as a service“, proponen a las organizaciones que adopten las metodologías de los emprendedores del momento. Con su fórmula, empresas que llevan décadas adaptándose al mercado, están generando propuestas en consonancia con la economía colaborativa, el mundo móvil o el desarrollo de las comunidades online. Sus clientes se han dado cuenta que la disrupción actual precisa de ese apoyo desde el método al prototipado. ¿Para qué desperdiciar el trabajo de los equipos internos dando palos de ciego, si tienen a su alcance profesionales que les pueden guiar en su búsqueda de nuevas formas de hacer negocio?

De Cink, me gustó también el talento que rebosa en su organización. La metodología no sirve de nada si detrás de ella no se encuentran buenas personas preparadas, curiosas y dispuestas a fusionarse con los equipos del cliente. Sergio Cortés lidera una organización con esas cualidades y con la experiencia de 7 años haciendo camino junto a grandes compañías en su proceso de transformación. Todo, sin grandes alaracas ni guruses.

Por eso, el día en el que con mis socios debatimos acerca de la posibilidad de integrar Cink en nuestro proyecto Llorente & Cuenca, me pareció oportuno y urgente añadir a nuestro talento el de ese equipo, a nuestra propuesta de consultoría sus servicios y a nuestra propia “fábrica” de ideas su método para transformar modelos de negocio. Creemos en el “storydoing” y esta fusión nos permite llevar nuestros servicios más allá de la comunicación para ayudar a nuestros clientes a convertir en realidad lo que luego trasladamos en su “storytelling”.

Hoy ya lo veo convertido en un hecho. Y, coherentemente, hemos querido ser el primer cliente de Cink en esta nueva etapa y nos hemos aplicado para basarnos en su saber hacer, método, regla y espacio porque queremos continuar avanzando con nuevos servicios y soluciones. Todas las fotos que acompañan este post han sido tomadas en nuestra sesión de la semana pasada en Cinkhaus.

Me alegro de tener a Sergio como socio y, a partir de ahora, estoy convencido de que seremos mejores. Claro, seguimos innovando!

Con Sergio en Cinkhaus

Chief Talent & Innovation Officer y Socio de Llorente & Cuenca (y ferviente admirador de los Flamin’ Groovies).

Un Comentario en “La Innovación Nos Hace Mejores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *