Qué está pasando? Una Narrativa Universal

Marvin Gaye tomó la palabra y puso voz a toda una generación. De paso, despejó uno de los mayores prejuicios de la historia de la música y nos regaló un excelente ejemplo del uso de las técnicas de storytelling.

Berry Gordy Jr estaba de vacaciones cuando recibió la llamada de un apasionado Marvin Gaye. Tras escuchar la idea de su cantante franquicia (y yerno), le contestó –¿Marvin, un LP protesta? no seas ridículo. Eso es llevar las cosas muy lejos. ¿Por qué quieres arruinar tu carrera?–. Las cosas se pusieron tensas. Probablemente, el músico no esperaba esa reacción de su jefe, fundador y Presidente del imperio Motown, el gran sello del soul, pero estaba decidido y por eso le confirmó –Berry, nunca volveré a grabar para la Motown al menos que ‘What’s Going On’ sea publicado–. El artista había invertido tres años en un viaje transformador. Concluía en una colección de canciones compuestas, producidas e interpretadas, por primera vez, bajo su control personal. Con ella, sentaba las bases para ponerse por fin a los mandos de su narrativa artística.

¿Qué le ocurrió a Marvin Gaye para que decidiera abandonar el círculo virtuoso del éxito de la Motown? La fórmula había posicionado decenas de temas entre los 10 más vendidos desde el año 1959. Era una auténtica empresa que alcanzó en los sesenta su objetivo, la producción en masa de hits.

Una legión de compositores, arreglistas y músicos de estudio daban forma a canciones pensadas para la radio y la televisión. Luego, seleccionaban de un amplio catálogo de jóvenes intérpretes de color aquel que consideraban más adecuado y lanzaban singles, nunca álbumes propiamente dichos, dirigidos a los baby boomers blancos edulcorando el Rhythm & Blues con un enfoque pop.

En las palabras del propio Gaye –Mi éxito no parecía real. No me lo merecía. Sabía que podía haber hecho más. Me sentía como una marioneta; la marioneta de Berry, la marioneta de Anna. Yo tenía mi propia mente y no la estaba usando. Él mismo lo resumiría también mientras se preguntaba –Con el mundo explotando a mi alrededor ¿Cómo se espera que siga cantando cancioncillas de amor?–.

El contexto para una nueva “Narrativa”

Tres acontecimientos impactaron con fuerza en Marvin Gaye entre 1965 y 1970.

  • El primero fueron los Watts Riots del 11 al 16 de agosto de 1965 en Los Angeles. Se produjeron una serie de disturbios en el barrio de Watts que dieron lugar a una batalla campal de cinco días.

Todo comenzó con la detención de un motorista afroamericano. Llevó a una disputa menor en la que la policía fue acusada de emplear la fuerza bruta (recuerda acontecimientos de esta década, no?).

Tanto el motivo de los manifestantes, que reclamaban un trato igualitario para con los afroamericanos, como la represión violenta supusieron una llamada de atención para el cantante. Mientras, comenzaba a vivir las mieles del supuesto éxito que representaba salir del ghetto y ser aceptado por la sociedad blanca en el poder.

  • El segundo sucedió el día 14 de octubre de 1967. Durante un concierto en el Hampden-Sydney College, en Virginia, su compañera de duetos la gran Tammi Terrell se desvaneció y cayó al suelo. Él la levantó en brazos y la sacó del escenario. Días más tarde, diagnosticaron un tumor cerebral a la cantante. Tras una lucha contra la enfermedad de 3 años, moriría en marzo de 1970. La tragedia personal tocó profundamente a Marvin que en 1968 se recluiría en un retiro profesional para solo romperlo con ‘What’s Going On’ en 1971.
La enfermedad de Tammi Terrell y su posterior muerte afectaron a la narrativa de Gaye.

Uno de los hits del dueto de Marvin Gaye y Tammi Terrell

  • El tercero se produjo al regreso de su hermano Frankie Gaye en 1970 de la guerra de Vietnam. Ambos conversaron mucho en los meses siguientes. El relato de 5 años en el frente, de la brutalidad del conflicto, de las consecuencias en la población local, de las secuelas en las vidas de sus colegas de armas, conmovió a Marvin.

El marco para un reposicionamiento personal

Los tres acercaron al artista a la realidad de una vida que estaba resultando muy complicada para su comunidad. En ese contexto, las baladas y los temas a medio-tempo diseñadas para adolescentes y pistas de baile ya no tenían sentido.

Al tiempo, otros genios de origen blanco usaban la música para influir. Se preguntaban si ese era el mundo en el que querían vivir. Dando forma a su voz personal opinando sobre lo que les rodeaba, forjaban su narrativa. Bob Dylan, The Beatles, Grateful Dead o, más concretamente en Detroit, la ciudad de la Motown, MC5, con su protopunk, reclamaban que tenían algo que decir sobre lo que estaba ocurriendo.

Marvin se nutría de esa realidad que le rodeaba más allá de las paredes de cristal de la factoría de éxitos.

¿Acaso él no se preocupaba por lo que estaba ocurriendo, no tenía una opinión formada, no aspiraba a contar su propia historia?

Aquellas preguntas se unieron a una que resumió todas y con la que se encontró por azar (o destino) y de la que hablaré un poco más abajo.

De Narrativa, Storytelling, Relatos e Historias

Déjame en este punto que hablemos de teoría de la comunicación. En un momento en el que nos bombardean con términos como “contenido” y “storytelling”, se vuelve imprescindible ponernos de acuerdo en qué significa cada cosa para un comunicador.

Te propongo los conceptos y las definiciones que hemos consensuado en Llorente & Cuenca. Nos permiten explicar qué hacemos y cómo:

  • Narrativa: está formada por el conjunto de acciones, relatos e historias de una organización o persona. Debe permitir una lectura breve de lo que traslada a la sociedad en la que conviven.
  • Relato: recoge la suma de historias que una organización o persona usan para interrelacionarse con sus comunidades de interés en los territorios en los que intervienen.
  • Historia: con el interlocutor como protagonista, de una forma humana, combinando información y emoción, es la unidad básica más articulada de la comunicación. Incorpora la idea de un contexto en el que las personas afrontan desafíos. El modo en el que los enfrentan, y si consiguen superarlos o no, se convierte en el medio para trasladar uno o varios mensajes mezclados con valores, creencias y principios.
  • Storytelling: a diferencia de los tres conceptos anteriores, que son el producto, ésta es la técnica que nos ayuda a darlos forma.
  • Storydoing: es la técnica para construir la narrativa a partir de los hechos. Pone el foco en los planos de la acción y de las experiencias.

Queramos o no, todos tenemos una narrativa

Obviamente, aunque no queramos, todos tenemos una narrativa. De manera consciente o inconsciente, quiénes nos conocen nos interpretan codificándonos en la forma de historias y relatos.

Las organizaciones pueden dejar que sean sus comunidades de interés las que espontánea o interesadamente construyan su versión o pueden optar por influir modelando y compartiendo la suya.

Los CEO de las compañías cada vez asumen más que es mejor gestionar este activo. Saben que impacta decisivamente en su reputación y en el valor de las compañías que dirigen.

La alternativa de dejar ese activo sin un rumbo es ya considerado un abandono flagrante de su responsabilidad como líderes. Lo he aprendido de mis socios Jose Antonio Llorente y Goyo Panadero, conversado con decenas de clientes y colegas y vivido colaborando con mis compañeros consultores de las más diversas especialidades.

Una Narrativa Universal: Qué está ocurriendo?

Ya lo he comentado, algo iba cobrando forma en la mente de Marvin Gaye entre 1965 y 1970. Esa idea incipiente se definió por completo de la manera más casual.

Obie Benson formaba parte del grupo de la Motown, The Four Tops. Con ellos viajó en su gira por los EEUU. En primera persona asistió a una carga policial en el Parque del Pueblo de Berkeley en una manifestación contra la guerra del Vietnam. Así lo contó él –Ellos tenían Haight Ashbury, todos los chicos allí con el pelo largo y todas esas cosas; La policía pegaba a los chicos aunque ellos no estaban molestando a nadie. Yo vi aquello y comencé a preguntarme ‘¿Qué está ocurriendo?’. Una pregunta llevó a otra. ¿Por qué están enviando a nuestros chicos tan lejos separándolos de sus familias? ¿Por qué están atacando a sus propios hijos en las calles? Y así otras continuaron llegando a la cabeza–.

Al Cleveland, uno de los compositores y arreglistas de la Motown, compuso el tema a partir de la fuerte impresión de Obie Benson pero los Four Tops rechazaron la canción por considerarla una canción protesta. Según Benson –Mis socios me dijeron que era una canción protesta. Yo les dije no tíos, se trata de una canción de amor; una canción de amor y comprensión. No estoy protestando. Quiero saber qué está ocurriendo–.

Benson y Cleveland le ofrecieron a Gaye la canción. Le gustó para la banda que estaba produciendo The Originals. Sin embargo, ellos la cedían solo si era el propio Gaye el que la interpretaba. Gaye lo aceptó y pidió los derechos sobre la composición. Se los entregaron. Cambió su melodía, algunas partes de la letra, introdujo nuevos arreglos y le dio su título definitivo. Al hacerlo, sin ser consciente, tomaba el volante de una historia que quería contar. Era la primera de un conjunto que cuajaría bajo el paraguas de toda una narrativa.

Y Gaye hizo suyo el regalo

Benson reconoció que Gaye había enriquecido mucho el tema sobre todo desde la perspectiva de la comunicación –agregó algunas cosas propias del ghetto, más naturales, lo cual hizo que pareciera más una historia que una canción… nosotros le tomamos las medidas para el traje y el terminó fabricándolo como le dio la gana–.

Y así nació What’s Going On. La Celebrity franquicia de la Motown, encasillado como prototipo del artista ‘fabricado’, tomó el control de su obra. Del hilo de ese himno, sacaría otros 8 temas inmensos que abordarían de la violencia familiar a la ecología pasando por la tragedia de Vietnam y el rol de la fe. De repente, un músico de color demostraba que su talento podía producir un álbum concepto con un mensaje tan potente como el de cualquier líder blanco.

Qué está pasando: narrativa, relatos, historias

Siguiendo las convenciones en materia de comunicación que señalé antes, permíteme que repase esa obra desde la estructura que he propuesto para entender la forma en la que pasamos de los mensajes básicos a las historias.

  • Mensaje: Marvin Gaye ansiaba decirle al mundo que él también tenía su punto de vista personal. Resumía en el concepto amplio de la palabra amor, más allá del romance, su apuesta para superar la desigualdad, la violencia y la injusticia.

Así lo expresaba él –In 1969 or 1970, I began to re-evaluate my whole concept of what I wanted my music to say; I was very much affected by letters my brother was sending me from Vietnam, as well as the social situation here at home. I realized that I had to put my own fantasies behind me if I wanted to write songs that would reach the souls of people. I wanted them to take a look at what was happening in the world–. Sin embargo, todos sabemos que, en la economía de la atención y según el Paradigma Narrativo de Walter Fisher, los mensajes se trasladan en la forma de historias cuando aspiran a influir en quienes nos rodean.

  • Narrativa: ‘Qué está pasando?’ es una máxima extraordinaria que sirve de vehículo para los mensajes de Gaye. Al margen de su contenido ideológico y de su significado, lo que le diferencia de la simple información son aspectos técnicos que los comunicadores debemos aprender a manejar con solvencia.
    • El protagonista: lejos de estar declinada sobre la primera persona, la pregunta es universal. Cualquier persona puede identificarse con el estado de ánimo y la inquietud que muestra. Permite que los oyentes se sientan los protagonistas de la narrativa.
    • La trama: la misma pregunta encierra una referencia a un conflicto generacional. Los ‘baby boomers’ son domesticados por un sistema arrollador. Esa crisis produce una gran incertidumbre. Quizás anticipa la que en 1973 se manifestará en la economía mundial.
    • El paraguas: Imagina un gran paraguas desplegado. Visualiza el punto desde el que se abren los nervios y la tela. Cuando se pliega, sigue estando presente. Esa sería la Narrativa. Desde ella se despliegan o retraen los relatos e historias que la ejemplificarán y que engloba. What’s Going On? funciona estupendamente en esa función porque su nivel de abstracción ofrece la opción al músico para abordar diversas cuestiones que le llevan a preguntarse qué sucede.
    • El antagonista: en la dramaturgia clásica el antagonista es el que niega la acción. El grupo social con el que se identifica Marvin Gaye lanzó un jaque en los sesenta al poder y las normas sociales imperantes. Por momentos, pareció que, en un juego de suma cero, su potencia subvertiría el orden establecido. Sin embargo, a comienzos de los 70′ resultaba evidente que las generaciones retadas habían parado el golpe, aceptando algunos cambios sugeridos, pero enmendando los postulados más disruptivos. Ellos son el antagonista.

Dos niveles distintos: Relatos e Historias

  • Relatos: cuando se consideran una por una las canciones del LP, nos encontramos con una diversidad de relatos dirigidos cada uno a diferentes territorios.

La realidad en la que crecen y se educan los niños y la apuesta por la infancia como el activo para tener un futuro mejor (Save The Children), la validez de la respuesta espiritual y religiosa (God Is Love), el sinsentido de la guerra (What’s Happening, Brother?), la ecología (Mercy, Mercy, Me), el peligro de la promesa de la droga a modo de puerta de escape ante lo que está ocurriendo (Flyin’ High), etc.

Marvin Gaye dirige así su pregunta a distintas comunidades que se encuentran en la encrucijada pero que observan el conflicto desde perspectivas diferentes. Atrae a una audiencia más amplia (al igual que hizo Dylan como ya expliqué pero en su caso mezclando dos territorios; mientras que Gaye construye uno nuevo fusionando muchos).

  • Historias: Marvin Gaye se implica personalmente para ilustrar y enriquecer los relatos. Cada canción recoge sus experiencias con un alto componente biográfico.
    • Se refiere directamente a su madre, a su padre y a su hermano cuando llama la atención sobre lo que trasciende alrededor de la familia.
    • Refleja su traumática infancia (su padre le pegaba a menudo y en 1984 terminaría siendo el asesino que mataría al propio Marvin Gaye; en una entrevista describía su niñez bajo esa figura tiránica–… era como vivir con un rey, uno muy peculiar, impredecible, cruel y todopoderoso–).
    • Habla abiertamente de su fe. La libra de toda responsabilidad sobre lo que ocurría en la iglesia en la que su padre era el pastor. Y ofrece el amor que transpira el cristianismo por encima de las reglas morales y otras categorías como verdadera cura de los males que sufre la humanidad.
    • Expone su relación contradictoria con las drogas. Son una engañifa porque bajo su efecto parece que escapas pero lo que realmente sucede es que te autodestruyes. A pesar de ello, él las consume y le llega a decir a un periodista –You think I use dope, do you? This morning, in fact, probably . . . You thought I was floating around somewhere, [laughter] Could have been drunk, you know . . . Well, I enjoy . . . I think that if you know yourself and if you’re in control of yourself, narcotics can be used in moderation, if you want to. I happen to be an individual, and if I choose to do something then I do it with full knowledge of what I’m doing, with the full knowledge of my body and its capacity–.

Storytelling y Narrativa

He dejado un apartado para referirme al Storytelling y a su relación con la Narrativa. Como mencionaba antes, el storytelling es la técnica con la que se convierten los mensajes de una persona u organización en una narrativa y se declina ésta en una serie de relatos e historias. Es importante que tengamos en mente que cuando hablamos de un músico no solo debemos analizarlo desde la perspectiva de las letras y su guión. La armonía, la melodía y el ritmo forman parte del contenido.

  • Las Letras: Marvin Gaye decide escribir en primera persona y dirigirse a otras con las que tiene una relación (padre, madre, hermano y amigos). Haciéndolo deja su corazón al descubierto como nunca antes. No obstante, lo aborda con el objetivo de que la audiencia se vea identificada con él. Y, por ende, para  que se sienta protagonista.

A ello se refiere cuando responde a un periodista –I spent the three years writing, producing and reflecting. Reflecting upon life and upon America especially, because that’s where I live, its injustices, its evils and its goods. Not that I’m a radical, I think of myself as a very middle-of-the-road sort of person with a good sense of judgment–.

  • La música: la grabación de este hito de la historia de la música nos deja con un marco sonoro incomparable. Bajo la dirección de Marvin Gaye, lo mejor de la Motown y de la profesión se da cita para recrear el estado de ánimo del artista. Cada sonido ocupa un lugar determinado sin dejar el más mínimo detalle al azar. La atmósfera resultó novedosa y hasta revolucionaria en la época. Las texturas trabajadas con nutridas orquestas y virtuosos instrumentistas colocan el álbum a la altura de Sgt. Pepper’s de The Beatles o de Pet Sounds de The Beach Boys.

Esa producción cohesiona los temas que a menudo se funden unos en otros con guiños entre ellos haciendo del conjunto un auténtico álbum concepto. A menudo se habla del contenido en la música reduciéndolo a los textos. Creo que Marvin veía cada arreglo, cada capa sonora, como una pincelada. En cada una desgranaba esa narrativa de la que voy hablando. Sería la constante real entre las historias de What’s Going On y la distante en tono pero cercana en la técnica musical de Let’s Get It On, su siguiente trabajo.

Las técnicas: storybuilding y storyfinding

Marvin Gaye tiene la idea. Incluso cuenta con una visión de lo que quiere sea el resultado. Sin embargo, sobresale por ser capaz de plasmarlo nota a nota grabada, mezclada y masterizada para dar sentido a la Narrativa. Visto desde algunas de nuestras técnicas profesionales que intervienen en el storytelling:

  • Storybuilding: el artista usa hábilmente la expresión qué está pasando para preguntar y afirmar al mismo tiempo. Así legitima su interés y su rol en la revolución a la que asiste. En esa cuestión-afirmación engarza los hilos que le servirán para llegar a la respuesta que es el amor con mayúsculas.
  • Storyfinding: escoge un amplio catálogo de temas que nacen de sus inquietudes más personales. A modo de ejemplo y hablando de la ecología, explicaría años más tarde que algunos de los momentos más felices de su niñez fueron aquellos en los que se aislaba jugando en plena naturaleza. La introspección que supone surge de manera orgánica.

Muchos genios han explicado ese proceso recurriendo a una humildad a prueba de bombas. Esa actitud, nos debería inspirar. A menudo comunicadores y empresarios caemos en el error de impostar lo que sentimos y pensamos para construir relatos ficticios, nunca suficientes para dar formar al conjunto de una narrativa. Echa un vistazo a la pregunta del periodista sobre su proceso de búsqueda de las historias y a la sencilla e irónica respuesta de Gaye:

“You’re covering ecology, your own sense of religion, children, veterans of war, brothers on the street. How did all these begin to come together?
What you’re trying to find out is am I really a genius or a fake. And I think I’m a fake. A lot of people ask me that same question. “Tell me this, how did you put that damn album together? A nut like you, I mean, really, explain that.” And it kind of bugs me a little sometimes, but then I say, “I don’t know; it just happened.” It really did. It happened through divinity; it was divine. And somebody said, “Ok, you’re divine, you be divine, and I’ll be rich.” I say I like it better, I’d rather be divine.”

Las técnicas: Storyrunning y Storysharing

  • Storyrunning: recurre a conversaciones o experiencias personales. Transcribe entre ellas las que mantuvo con su hermano o su vivencia con las drogas. Consigue descender al plano de lo concreto en cada caso. No había desplegado su nivel artístico por completo en sus casi 10 años de trayectoria anterior. Ahora le ayuda a controlar, evocar y ejecutar cada historia encerrada en los relatos. Y consigue conmover a su interlocutor. Es fácil decir que la prioridad de la humanidad debería ser proteger a las generaciones venideras. Lo difícil es que ‘Save The Children’ lo resuma tan brillantemente en palabras, sonidos y ambiente; logra que los oyentes veamos obvio que es así y no de otro modo como mejor se defiende el mensaje.
  • Storysharing: de poco hubiera servido el esfuerzo si Gaye no hubiera tenido en cuenta el formato de distribución que serviría de vehículo para extender su narrativa. Toda su formación en la Motown le sirvió para concentrar en singles reproducibles por las radio-fórmulas cada pieza del LP. Muchos grandes artistas han fracasado, una vez hecho todo lo anterior, simplemente porque no aceptaron o entendieron la forma en la que sus historias se difundirían. No fue este el caso. Los resultados en términos de ventas y rankings lo demuestran.

La Narrativa y el Éxito

Cuando Berry Gordy JR escuchó por primera vez la demo de la canción ‘What’s Going On?’ dejó clara su opinión al afirmar que aquel era el peor tema que había escuchado en su vida. Aún así cumplió su palabra y pasó a distribuirlo a emisoras y cadenas de venta.

El desafío personal

Marvin Gaye estaba asustado. Todos los meses invertidos, toda su credibilidad apostada y todo su corazón al descubierto se enfrentaban al implacable verdugo de las críticas y de las ventas.

Tanta era su preocupación que no quería seguir siquiera como evolucionaban sus ventas –Well, that was different. I didn’t follow it then out of fear. I wouldn’t read the charts because I didn’t want to know if it were falling or . . . I didn’t want to know, I didn’t want anybody to tell me–.

Y añadía –People would call and say, “Hey, your record jumped 20 spaces.” “Wow . . .” in a voice that was sort of subdued. “Gee, that guy is really great, he said, ‘Oh, wow,’ in a subdued voice, like it’s really nothing.” I get that all the time; I was ecstatic because I wanted it to do well, so badly, and I wanted it to even do better than it did. I have a feeling that it’s going to be number one again one way or another. I don’t know why I keep hanging on to it . . . got that crazy feeling . . . and it’s even done; it’s going to be off the charts in a week or so–.

Pero triunfó

El single barrió. Vendió dos millones de copias en unas semanas superando cualquier otro éxito del cantante. Se mantuvo durante 15 semanas en el nº2 de las listas generalistas y el nº1 de las de Soul y R&B en USA. El álbum alcanzó el nº6 en ventas del TOP200 del Billboard en 1971.

La impresión de Berry Gordy Jr. no tardó en cambiar 180 grados. Al final de su carrera explicaba su primera reacción y rectificaba –Considero ‘What’s Going On’ como uno de los singles (y LPs) más prestigiosos de la Motown–.

El tiempo dio la razón a Gordy. Aquella grabación histórica se convirtió en un fijo de cualquier ranking de los mejores álbumes de la historia. Concretamente estos tres ejemplos lo dicen todo (en este enlace de la Wikipedia tienes un listado bastante completo de todos las clasificaciones en las que destaca como una de las obras más importantes del SXX):

E influyó… mucho!

Otro indicador de la trascendencia de aquel cambio de timón tiene que ver con su influencia. La más inmediata se reflejó en la manera que otros artistas de color, en primer lugar de la Motown, asumieron el mensaje de Gaye. Ellos también querían tomar el control de sus narrativas y comunicar su visión del mundo y sus inquietudes. De todos destacan dos por su importancia:

  • Stevie Wonder: había sido reclutado por Berry Gordy Jr como joven prodigio. Comenzó llamándose Little Stevie. Lanzó single tras single tal y como fue indicado. Cumplió todas y cada una de las reglas y se ganó una posición dentro del sello desde la que su talento languidecía. El logro de Marvin Gaye sacudió a Wonder en su estado de letargo. Se puso manos a la obra y creó de 0 un álbum increíble. Innervisions, desde el propio título hasta su portada, mostró al artista pero también a la persona. Descubrimos al compositor, arreglista, intérprete (al piano, al órgano o a la armónica) y productor detrás de la estrella de cartón piedra.
  • Curtis Mayfield: otro genio que se adaptó a uno de los formatos favoritos por el público y la Motown, el del trio. Con The Impressions grabaron decenas de temas y obtuvieron un reconocimiento significativo, sobre todo con su ‘People Get Ready’. A su bajista y arreglista, el Sr. Mayfield, aquello no terminaba de satisfacerle y decidió afrontar una carrera en solitario con grandes LPs como ‘Curtis‘ o ‘Roots‘. Sin embargo, tras el éxito de Gaye, Mayfield se animó y, ante la propuesta de componer e interpretar una banda sonora para una película de serie B, se lió la manta a la cabeza y desarrolló todo un álbum concepto llamado Superfly, otra joya exquisita.

Al margen de estos, Al Green, Scott Gil-Heron, Bill Withers o Isaac Hayes dieron un giro radical a sus respectivas carreras ganando la autoridad para desarrollarlas por las rutas que cada uno decidió. Para otro momento queda la mención expresa a las decenas de cracks de décadas posteriores que se inspiraron en esta obra para construir sus narrativas personales (Lauren Hyll, Chris Brown, Bilal, D’Angelo, Kendrick Lamar, Alicia Keys o John Legend, entre ellos).

Marvin Gaye consiguió ser dueño de su narrativa

El cantante franquicia se atrevió a salir de su jaula de oro en la MotownOnly because I demanded it be that way. Only because I’m an individual, and I demanded that I be treated as an individual and not as cattle. My position and my independence has gotten me into a great deal of trouble in the past, but I’ve managed to overcome it because my convictions are honest–.

Lo hizo para crear un disco único, vibrante y rico en matices. Abordó su construcción tomando el control para dar un cauce a su propia voz. Construyó una Narrativa con la que se identificaron y siguen identificándose millones de personas en el mundo –I realized that I had to put my own fantasies behind me if I wanted to write songs that would reach the souls of people. I wanted them to take a look at what was happening in the world–. Al igual que ocurre con los más grandes de la literatura, la pintura, la arquitectura o el cine, hilvanó una narrativa tan universal que está de plena vigencia hoy en día y, mucho me temo, seguirá en vigor durante décadas: ¿Qué está pasando? Eso se preguntan estos artistas hoy en día.

Recurrió a sus creencias para, no solo ofrecer una vía de solución al resto, sino para él mismo con una hermosa intuición. Hacer converger ambos intereses potenciaría el impacto de su obra –The album and single show the sort of emotion and personal feelings I have about the situations in America and the world. I think I’ve got a real love thing going. I love people, I love life and I love nature and I can’t see why other people can’t be like that. I did it not only to help humanity but to help me as well, and I think it has. It’s given me a certain amount of peace–.

Y consiguió pasar de one-hit-wonder a un líder. Nadie lo expresó mejor que su jefe y suegro Berry Gordy Jr (el mismo que rechazó la idea original), cuando sentenció –Yo quería a Marvin. Pensé que aquellos discos arruinarían su carrera. Muy al contrario, le convirtieron en un mito–.

CODA

Marvin Gaye no solía conceder entrevistas. Huía de la exposición mediática y trató de defender un perfil exclusivamente profesional. ahora bien, cada vez que habló no dejó de sorprender por su franqueza. Te dejo esta perla sobre su visión más frívola sobre el rol de los medios y su manera de gestionarlos.

Do you think you’re adapting your words to fit what you think I want from you? What this magazine might like? Are you that media-conscious?
Uh, yeah. Yeah.

And if I had said I was from . . .
Life? I’d be a different kind of guy.

Even from the morning on, from when you woke up?
Yes. Yes. From when I came out. I’d probably be dressed differently. I mean you wouldn’t even know me.

Y esta última atendiendo a un lugar común del periodismo musical, ese de qué planes tienes ahora: –I don’t have any plans at all. I never plan anything. I never have and I never will–.

Si te interesa el tema, además de las típicas referencias de Wikipedia, aquí tienes las fuentes que he usado:

Chief Talent & Innovation Officer y Socio de Llorente & Cuenca (y ferviente admirador de los Flamin’ Groovies).

Un Comentario en “Qué está pasando? Una Narrativa Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *