7 Lecciones Sobre Contenido De Marley, “El Influencer”

Bob Marley es puro contenido. Más allá del merchandising y de la parafernalia, usó la música para demostrarle a Occidente que había vida inteligente al otro lado de sus muros. Los comunicadores tenemos mucho que aprender de su maestría tocando el corazón y la mente de millones de personas.

La cassette llegó a mis manos. Estaba en una etapa en la que los recopilatorios me ayudaban a conocer más música más rápido. Pero no les ponía una gran atención. Al darle al play no lo sabía, su contenido me iba a tocar la fibra y, en cierto modo, a transformar.

Is This Love te implicaba, No Woman, No Cry te desarmaba, Could You Be Loved y Three Little Birds te mecían, Buffalo Soldier y Get Up, Stand Up te levantaban… ¿Qué era aquello? ¡La bomba! Con más de 30 millones de copias vendidas en todo el planeta, aquel recopilatorio póstumo, Legend-The Best of Bob Marley,  puso a la humanidad en pie en mayo de 1984.

Me cuesta hablar de Marley. Al pensar en él, el merchandising me supera. Harta. Cuestiona, incluso, que lo considere más allá de la marca en la que muchos quisieron convertirle.

Y sé que es injusto. Su voz resuena por encima de los fetiches porque se alza cargada como pocas de contenido en estado puro.

En esta serie de posts dedicados a desentrañar las claves de la comunicación, no podía faltar este ejemplo extraordinario.

Un logro basta para justificar su relevancia. Demostró que había vida inteligente al otro lado de los muros de occidente. Y el ombligo se sonrojó al descubrir que no estaba solo. Menos mal. De tanto primer mundo, estuvimos a punto de atragantarnos.

Por favor, si te apetece reflexionar conmigo sobre sus lecciones de “influencer”, búscate ese Legend de Marley y, antes de comenzar a leer, pínchalo. Este post se digiere mejor con sus temas de por medio.

La herramienta nº3: El contenido

Junto con la Escucha y las Relaciones, el Contenido conforma el trío de las herramientas básicas de la comunicación. Las tres están poderosamente interconectadas. Si una organización quiere que ciertas personas acepten sus ideas o, incluso, se lleguen a comprometer con ellas, requerirá el uso de estas palancas.

Dediqué un post a las Relaciones recurriendo a la historia de Joni Mitchell. Y me encargué de la Escucha en el que me basé en la de The Beach Boys y The Beatles.

Permíteme que centre este sobre la tercera herramienta evocando la inmensa fuerza e influencia del reggae en las manos del maestro Marley.

El youtuber con más seguidores de la historia

Bob Marley abrió su canal de Youtube en 1963 al grabar su primer single. Al llegar a la barriada de Trench Town en Kingston, acertó al rodearse de varios colegas flipados con las armonías vocales del doo-wop (curioso: Como Beatles y Beach Boys, al mismo tiempo pero en pleno Caribe). Digo acertó porque, con otras amistades, bien pudo haber perdido la vida en algunas de las calles más peligrosas del mundo.

17 años más tarde, cuando falleció, nuestro particular influyente contaba sus seguidores por centenas de millones. Lo mismo podríamos decir de otros artistas universales, ¿no?

No. Nadie ha logrado hacerlo partiendo de un barrio marginal del entonces aún llamado tercer mundo. Tampoco ninguno ha representado tanto en términos sociales, políticos o espirituales para media humanidad.

1ª Lección: Las personas son el “Rey”, el contenido es una excusa

A Pete Tosh, Bunny “Wailer” Livingston y Bob Marley les mordió de niños la realidad que les rodeaba. Fueron adolescentes de la recién ganada independencia de Jamaica (1962). El optimismo que recorrió las calles de la isla se dió de bruces contra un veneno larvado durante siglos de esclavismo: La brutal desigualdad.

Marley defendería siempre en sus letras que la llegada de la democracia no les hizo libres por defecto. Las personas continuaban sometidas porque estaban acostumbradas y educadas para vivir bajo aquel yugo.

Quizás por eso cuando tuvieron que registrar en 1964 su primera colección de temas, los tres se inclinaron por el juego de palabras The Wailin’ Wailers. Hacía mención al apodo de Bunny, evocaba las armonías vocales que aspiraban a lograr e introducían un enfoque indiciário, el de los gritos de protesta.

Los oprimidos

Te recomiendo que leas la novela A Book of Night Women de Marlon James. Describe y recrea el sistema esclavista jamaicano con un pulso narrativo vibrante que asombra.

Esta isla del Caribe se convirtió a principios del siglo XVII en la principal productora de caña de azúcar del mundo conocido. Para aprovechar su potencial se requeriría incrementar dramáticamente la mano de obra.

En 1834, de 370.000 habitantes, 311.000 eran esclavos importados de África. La desproporción entre ellos y los colonos provocó un clima de miedo constante. La metrópoli implantó un sistema férreo de control que dejó una huella indeleble.

Para el Marley de los años sesenta, la mayoría negra de la isla continuaba bajo la bota de unos pocos. Necesitaba despertar y liberarse de la costumbre de vivir esclavizada.

El Marley de los setenta, que triunfó y viajó, se dio cuenta de que, en realidad, era la mayoría del planeta la que estaba dentro de su definición de oprimidos. Pasó a dirigirse a los habitantes del tercer mundo. Quería que tomaran conciencia de sus derechos, que se unieran para cambiar su situación. Nadie vendría a hacerlo por ellos.

En las dos etapas, las personas fueron siempre el centro de su obra y el contenido su palanca para conmoverlas.

2ª Lección: Contar una historia consiste en conversar

This is my message to you… don’t worry about the thing ‘cause every little thing gonna be alright” canta Bob en Three Little Birds del álbum Exodus.

El contenido de Marley suele utilizar la segunda persona, nos habla. Frente a la posición del narrador que describe sentimientos o situaciones, él adopta la del que conversa con nosotros.

En directo, le gustaba reproducir una suerte de trance rítmico. Lo encontramos en la mayoría de las distintas músicas caribeñas, proviene de sus raíces africanas. Para lograrlo interactuaba con el público reproduciendo esa idea de la conversación. Es un ejercicio extraordinario en el que el contenido creado a dos voces resuena con mayor fuerza.

El plano de igualdad que establece en muchos de sus temas le otorgó además una enorme credibilidad. Marley se sentía también un desplazado, un paria, otro oprimido. La empatía fluye a través de sus temas.

No mujer, no llores

Puedes encontrar alrededor de 500 libros sobre Bob Marley. En ellos, se relatan al menos una docena de historias diferentes detrás del contenido de No Woman, No Cry. Estas versiones no coinciden en fechas tampoco en protagonistas o motivaciones.

¡Qué más da! El valor de este himno radica en que la historia, a través de la letra y de la música, nos interpela directamente.

Escuchamos a una persona que se despide de otra y que trata de consolarla. Autobiográfico o no, lo relevante es que la situación y los sentimientos son universales.

Su versión en directo, del LP Live! registrado en Londres en 1975, se convirtió automáticamente en el hit del momento.

Pemite percibir la magia de ese diálogo. Marley y la banda aprovechan las estrofas para esbozar un pasaje de nostalgia hasta llevarlo al clímax del estribillo. En él se funden el público y los Wailers para consolar a la mujer con el mantra “Everything is gonna be alright, everything is gonna be alright…”. No me digas que cuando lo escuchas no te mueres por unirte a ellos y cantarlo también.

3ª Lección: Call to Action

Subido sobre el escenario, este hombrecillo se convertía en un gigante. El público percibía su carisma inimitable. Consciente de esa conexión especial, acostumbraba a apuntar con su dedo a la multitud mientras les pedía unirse, luchar y amarse.

Parece inevitable establecer paralelismos entre los dos Bobs, Dylan y Marley. Sin embargo, existe una gran diferencia. El periodista Karl Dallas la resumió en un artículo: “At that Lyceum concert I found myself thinking of Dylan several times, first when he stabbed a pointing finger at the audience during No Woman No Cry, remembering Dylan’s reported dislike of finger-pointing songs, and I wished he could be here crammed into this neck of humanity to feel how effective they can be in the right hands”.

Marley cantaba con un propósito. El contenido enfatizaba su llamada a la acción: “Las cosas no pueden seguir así, la solución está en nuestras manos, movámonos”.

Para un contenido asertivo: Títulos como puños

Ese estilo directo se plasma en los nombres de sus álbums: Soul RebelsCatch a Fire, Burnin’, Natty Dread, Rastaman Vibration, Exodus, Survival, Uprising, Confrontation,…

Y en el de las canciones: Slave Driver, 400 Years, Stop That Train, Get Up-Stand Up, Them Belly Full (We Hungry), Revolution, Want More, Exodus, Rat Race, So Much Things To Say, So Africa Unite,…

4ª Lección Marley: El continente también es el contenido

Preparando este post, me gustó un artículo que descubrí. La revista de Lyfestyle GQ dedicó una pieza al estilo de Bob Marley. De su lectura se desprende que él cuidaba hasta el último detalle en su apariencia. Igual hacía con cada uno de los matices que introducía en su música.

Sobre su look, durante su gira en Nueva Zelanda en 1979, le preguntaron: “How important are the Dreadlocks?”. Mientras las apuntaba con la mano, Marley respondió: “This? This is my identity man. Yeah this is my identity“.

Los periodistas siguieron en esa línea: “Do you have to have dreadlocks if you are a Rasta?”. Y se encontraron con una respuesta genial que fundamenta esa fusión entre creencias, fondo y forma: “Well if you Rasta then you wouldn’t say why you shouldn’t have it, because you know freedom is freedom and you don’t have to bow you do whatever you like“.

La música y letra son inseparables

En otra rueda de prensa, esta en 1975, alguien preguntaría a Marley qué era más importante, ¿la letra o la música?. El maestro lo expresó con naturalidad: “Well, I want to tell you the whole thing complete is the important thing”.

Para entenderlo, te propongo que escuches Stir It Up. Con ella debutaron en la televisión británica dando una clase magistral, allá por 1973. Tienes el vídeo un poco más abajo con un pequeño truco. La que suena es la versión original que salió en Jamaica. Me gusta más que la distribuida luego a nivel internacional.

Quédate con el inicio del tema. Un rasgueo rítmico apagado abre marcando la cadencia del reggae. La batería entra con un redoble y un teclado lo acompaña marcando los acentos del tumbao caribeño. Entonces, la segunda guitarra dibuja un riff liviano cargado de swing para inmediatamente ser doblada por el bajo. Para cuando llegan las voces ha quedado claro: Es el conjunto el que invita llana y directamente al sexo.

5ª Lección: El Storytelling inspira, el Storydoing transforma

Pete Tosh y Bob Marley coincidían en el diagnóstico de lo que sucedía a los oprimidos. No obstante, los dos amigos diferían en lo tocante a la solución.

El sistema bipartidista jamaicano, herencia británica, llevó al país a un enfrentamiento caínita en los años 70’. Literalmente, los seguidores se mataban a tiros en las calles.

En ese contexto, Tosh consideraba que debían tomar partido en favor de una de las dos Jamaicas. Frente a la liberal y conservadora, tenían que respaldar con su contenido y acción a la izquierdista y revolucionaria.

Marley apostaba por la unidad como única receta. No se limitó a pedirla, trabajó por conseguirla.

Viviendo (y casi muriendo) el contenido

Para 1976, Marley era una figura internacionalmente conocida. Sin embargo, en diciembre de ese año, un hecho dramático y su posterior reacción le convertirían en leyenda.

Ese mes regresó a Kingston para tocar en el macro concierto Smile Jamaica. El día 3 se encontraba preparando el repertorio con la banda y, de repente, unos desconocidos irrumpieron a tiros en la casa. Aunque todos sobrevivieron milagrosamente, el productor recibió varios disparos en el estómago, Rita Marley uno en la cabeza y el propio Bob otro en el brazo.

“I not a politician”

El entonces Presidente de Jamaica Michael Manley (PNP) había convocado unas elecciones express diez días después del concierto. Hábilmente, había apoyado la celebración del Smile Concert, colocando su candidatura al rebufo del liderazgo de Bob.

De nada sirvió que Marley se zafara de las preguntas de los periodistas: “I not a politician. Politics is money business, and we in people business.

Lamentablemente, si no escoges un bando, corres el riesgo de que todos piensen que estás en el del otro lado. Los fanáticos del conservador JPL, en la oposición, así lo entendieron. Decidieron impedir el evento cortando por la sano y atentaron contra la vida del mito.

La respuesta de Bob Marley traspasó las fronteras de Jamaica. Apenas dos días después, controlando su miedo, se subió al escenario para dar un ejemplo al mundo de su valor y compromiso. Aquella actuación, intensa y urgente, trascendió como un hito histórico.

Haciendo se entiende la gente

Bob volvió a Inglaterra. Concentró sus fuerzas en un nuevo LP que simbólicamente titularía Exodus. Con el recorrería Europa. Y así se alejó de la isla.

A principios de 1978, recibió una inesperada visita. Los influyentes líderes de tres bandas rivales de las calles de Kingston viajaron para decirle que regresara. Jamaica necesitaba a su referente.

Aceptó. Confirmó su presencia en un Festival llamado One Love Peace Concert. Otros amigos también participarían, entre ellos Pete Tosh.

Aquel 22 de abril, mientras interpretaba Jammin’, tuvo una inspiración de esas que provienen del auténtico liderazgo. Llamó al escenario a los encarnizados rivales Michael Manley (PNP) y Edward Seaga (JPL). Con la música sonando a modo de banda sonora, juntó sus manos en un gesto de unidad que parece extraído de los cuentos.

Es uno de los mejores ejemplos de storydoing que conozco. Te dejo con el vídeo que inmortalizó aquel instante sobre el escenario (minuto 79 de la grabación).

6ª Lección: El contenido necesita consistencia narrativa

Toqué cómo se articula la narrativa con el ejemplo del What’s Going On de Marvin Gaye. Probablemente por el caldo de cultivo de la lucha social en Jamaica, Bob Marley nos dejó una panorámica más completa. Desarrolló el modelo desde sus primeras grabaciones del 63′ al 66′ en Studio One, el sello de Clement Coxsone Dodd, hasta sus últimos registros en 1980.

Déjame repasar el esquema que te mostré entonces para hacer un análisis de lo que nos dejó Marley. Como expliqué entonces el Storytelling es una técnica que ayuda a construir contenido en un triple nivel:

La narrativa

Responde a la suma de todos los relatos e historias. Sirve de paraguas para ellos. Concentra el mensaje central de un autor u organización. Sin este hilván, el contenido que se produce se queda aislado y el esfuerzo que implica crearlo resultará baldío.

  • En esencia, Marley le dijo al mundo: La mayor parte de la humanidad continua sometida por un opresor brutal. La situación es insostenible. Si los oprimidos quieren cambiarla, deben tomar la iniciativa. La auténtica libertad espera al otro lado. La unidad es el camino.

Los relatos

Suponen el primer nivel de aterrizaje de la narrativa. Esta puede contener muchos, tantos como Territorios aspira a cubrir el autor (concepto que traté en el post sobre Dylan en Nashville). Agrupan contenido en la forma de historias con foco en los intereses de las Comunidades (otro concepto neurálgico al que dediqué el post acerca de los Grateful Dead). Te pongo dos ejemplos de los abordados por Bob:

  • Afrocentrismo: Para cientos de miles de descendientes de los emigrados a la fuerza, África es la tierra prometida. Este argumento sigue la línea trazada por Marcus Garvey, el líder jamaicano que en los años 30′ luchó contra el despotismo colonial. Se dirige al territorio de la igualdad y, concretamente, al subterritorio del racismo.
  • Rastafarismo: La corriente espiritual nacida a principios del siglo XX en el Caribe hunde sus raíces en las religiones abrahámicas. Plantea que los hombres han nacido libres e iguales. Sin embargo, el sistema malvado, Babilonia, los ha capturado para explotarles. Su foco está puesto en el territorio de la libertad.

Las historias

Son la unidad básica de toda narrativa. Declinan los relatos en acontecimientos que suceden de verdad o de forma figurada. Consiguen que las personas a las que nos dirigimos se sientan protagonistas e identificadas con las situaciones que describen.

  • Dentro del Relato del Afrocentrismo: Marley dedica canciones a contar el éxodo que sufrieron los esclavos. Describe sus padecimientos. Especialmente icónica es la que narra en la extraordinaria Redemption Song. Dos luchadores decidieron rendirle un homenaje juntos. Aquí tienes la versión que Johnny Cash y Joe Strummer dedicaron al propio Marley. El vídeo contiene la letra. Imprescindible.

  • Dentro del Relato del Rastafarismo: Son innumerables los retratos que Marley ofrece para difuminar los principios de su culto. Dedicó todo un álbum, Rastaman Vibration, a universalizarlo. Pero considero que el corte que capta la esencia de la técnica es Babylon System. Personifica al sistema opresor en la forma de un vampiro que chupa la sangre de los niños. Es primitivo y eficaz en su denuncia del modelo de educación. Lo responsabiliza de condicionar a los seres humanos para que acepten su rol como oprimidos.

7ª Lección: Los contenidos creíbles rebelan tus principios

Marley defiende el consumo de la ganja (marihuana o hierba) porque rebela nuestro auténtico ser. Se refiere a uno de los ritos del rastafarismo. Según su teoría, su consumo facilita la conexión de la persona con la esencia de los demás y de la naturaleza.

Tal vez por eso, Bob Marley, comparado con otros artistas, manifiesta quién es y cuál es su visión del mundo de un modo especialmente nítido.

Los principios que transpiran a lo largo y ancho de su contenido son la unidad, la paz, la libertad y el amor. Despliega el manual de un profeta pero consigue hacerlo con una voz genuina y creíble. El recurso al Storydoing cimentó su prestigio entre los desfavorecidos y, en general, entre aquellos que se sienten en los márgenes del sistema.

Esta aproximación rivalizó con el cinismo propio de los 70′. La resaca del movimiento hippy de la década anterior y los efectos económicos de la crisis del 73’ provocaron una profunda frustración social. Se manifestó en el arte con la presencia de una emoción inédita tras la II Guerra Mundial, la rabia. El punk se puede entender como un hijo de esa expresión.

¿Contenido con mensaje? Sí, pero divertido

El reggae vino a proponer otra vía, la del buen rollo. Entre tanta denuncia y mensaje pesado, Marley nunca dejó de proyectar un estado de armonía en el que todas las cosas se podían resolver. Su repetido “Everything is gonna be alright”, en distintas formas y canciones, transmitió esperanza.

Y es que Stir It Up, Three Little Birds, One Love-People Get Ready, Lively Up Yourself, Could You Be Loved, Is This Love, Jammin’ y tantas otras son esencialmente divertidas.

Esa mezcla de rebeldía, esperanza, libertad y diversión ha impactado siempre de una manera tan especial en los jóvenes de todos los continentes. Y jóvenes es lo que nos seguimos sintiendo todos, ¿no?

Para nuestro arsenal comunicativo

Si queremos que nuestro contenido influya, aprendamos de las lecciones del maestro Marley que resumo en cuatro bloques:

1. Partir de las personas y del diálogo

  • En cada empresa tenemos una visión propia. Para materializarla definen y ejecutan proyectos. Estos necesitan a las personas para llevarlos a buen puerto (empleados, accionistas, consumidores, reguladores, etc.).
  • Solo es posible estableciendo con ellos una relación productiva para ambas partes que se extienda en el tiempo. El auténtico activo de una empresa consiste en la malla de afectos mutuos que tejen. Sostiene el presente y garantiza el futuro.
  • Las marcas que admiramos han tejido esas redes invisibles pero poderosas que fundamentan el porqué de su extraordinario valor, por ejemplo, bursátil.
  • Apple, Google o Amazon son los nuevos amos de los parqués. Aprendamos de ellos a interpelar y dialogar usando el contenido al modo del siglo XXI.

2. Contar haciendo: storydoing

  • El medio más eficazpara trasladar a los demás nuestras creencias e ideas es nuestro comportamiento.
  • Además, en la sociedad hiperconectada, cada vez que hacemos algo, por insignificante que parezca, alguien nos está observando.
  • La experiencia directa le enseñará quién somos realmente. También lo hará la indirecta por su acceso ilimitado al contenido del resto (información y opiniones).
  • Con cada gesto bajo escrutinio, orquestemos nuestras acciones de modo que tengan coherencia bajo el paraguas de nuestra narrativa.
  • Serán la materia prima de nuestra comunicación (y de nuestro contenido).

3. El contexto forma parte de cualquier historia

  • Las narrativas se nutren de un marco de referencia. El Quijote se desarrolla, y retroalimenta, en un Imperio Español que se derrumba y en un sistema de clases en descomposición. Si le quitásemos las referencias a esa realidad, nos quedaríamos sin un gran porcentaje de las palabras de la novela.
  • Precisamente, la magia del escritor, en este caso, es que nos introduce en ese marco desconocido de un modo sutil y eficaz.
  • El contenido que rodea y viste al storydoing es en un 80% esencialmente contexto.
  • Se debe a una regla de la Lógica: Quien define las reglas del juego, normalmente gana.

4. El contenido que no entretiene es un desperdicio

  • Los individuos estamos sometidos a tal aluvión de contenido por minuto que disponer de atención para cualquier asunto se ha convertido en un lujo.
  • Reservamos nuestro tiempo para lo que nos importa (que ya es mucho) y/o nos entretiene y, simplemente, pasamos del resto.
  • En las empresas lo sabemos. Conseguir un minuto tuyo es casi imposible.
  • Así que el contenido, además de ser pertinente y creíble, debe resultar interesante, útil y atractivo.

La sombra de Bob Marley es alargada, muy alargada

Su figura no puede ser medida por las ventas discos vendidos o por su posición en los rankings que capitalizaron su singles y álbumes.

Su leyenda está entre las más trascendentes del siglo XX. Se debe a la universalidad de su lucha, la original forma que usó para difundirla y hasta qué punto caló en la ciudadanía del planeta, sobre todo en los países en vías de desarrollo.

En el ámbito estrictamente musical, su alcance superó con mucho el del reggae. El fenómeno Marley dio pie al género que pasaría a conocerse como world music. Junto al hip-hop ha sido el único que ha crecido en las últimas cuatro décadas hasta equipararse a las grandes corrientes.

Marley trasciende a la música jamaicana y esta al propio Marley

Si ha habido un LP que me acercase a Jamaica ese fue el asombroso The Harder They Come. El álbum dio a conocer al mundo el reggae en 1973, saltando a la listas estadounidenses y británicas. Precedió y posibilitó el primer viaje de The Wailers al Reino Unido.

Se produjo como banda sonora original de una película de Serie B bajo el mismo título que se ha convertido en un clásico de culto. Te recomiento ambos. No me resisto a compartir contigo el momento de la peli en la que Jimmy Cliff interpreta su single. Es otro extraordinario ejemplo de contenido de denuncia y llamada a la acción.

Como siempre ocurre, los más grandes se suben a los hombros de los gigantes que les precedieron. Marley o Cliff no hubieran tenido el éxito que alcanzaron sino hubieran estado acompañados por otro muchos que lo hicieron posible.

Otros gigantes de la música jamaicana

Es el caso de Joe Higgs, el padrino al que Coxsone pidió que tutorizase a The Wailers y al que Bob debe muchas de las técnicas que emplearía. También el de Lee “Sracth” Perry, el mago tras los controles de los primeros discos de The Wailers y de tantos otros.

Mención aparte merece Chris Blackwell. Nacido en UK, tras el divorcio entre su padre, empresario británico, y su madre, hija de la élite jamaicana, creció en la isla. A sus 20 años comenzó profesionalmente como empresario inmobiliario. En 1958 su barco naufragó al chocar contra una barrera de coral. Fue rescatado por un pescador que le inició en el rastafarismo. Aquella experiencia marcó un punto de inflexión en su trayectoria.

Chris unió fuerzas con dos cracks, el ingeniero de sonido australiano Graeme Goodall y el pope de la música local Leslie Kong, para fundar en 1959 Island Records. En 1962 Blackwell se movería a Londres para promover su negocio. Su sello catalizaría el éxito de los sonidos ska, rocksteady y reggae en el primer mundo.

The Harder They Come y toda la obra de Marley, entre otras, nos llegaron precisamente por Island Records.

A su vez, Jamaica en los setenta sacudió los cimientos de la cultura musical del primer mundo más allá de los mencionados. King Tubby con sus Dub puso las bases que luego han desarrollado el hip-hop o el R&B, los estilos dominantes de finales del siglo XX y comienzos del XXI. A su vez, Burning Spear o Augustus Pablo cuajaron LPs seminales cuya influencia se deja notar en decenas de grandes artistas que los han sucedido.

 CODA

Al escribir estos posts, aprovecho y vuelvo a escuchar a los cracks de los que hablo. En las últimas semanas, nuestra casa ha rejuvenecido con Marley. Mónica, siempre atenta, me hizo caer en algo que no recordaba. Probablemente, las suyas hayan sido algunas de las canciones que más hemos escuchado en nuestras vidas.

Creo que, en el mundo de privilegio en el que hemos crecido muchos, pasamos por una etapa en la que el contenido de Marley (música, letra, presencia) nos llega con especial fuerza. Su sentido de la justicia social y la urgencia del cambio que plantea convergen con nuestras ganas de resolver la desigualdad que nos rodea. Luego, el tiempo nos vuelve más pragmáticos e individualistas y la nostalgia se adueña de nuestros primeros sueños.

Sin embargo, al oír de nuevo sus temas algo se ha removido en mí. Como él cantaba, ahí, muy cerca, más de lo que pensamos, una gran parte de la humanidad continua oprimida. A los del “primer mundo” no nos pide que ayudemos. Simplemente nos dice que no pongamos zancadillas en su viaje hacia la libertad.

El contenido de Bob Marley es así: Humano, conmovedor, transformador, universal y vigente. 

Chief Talent & Innovation Officer y Socio de Llorente & Cuenca (y ferviente admirador de los Flamin’ Groovies).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *