La Comunicación al Servicio del Negocio

Lambert y Stamp querían aprovechar el éxito de la música pop para crear su propia empresa y ganar su independencia económica. Ficharon a The Who y se apoyaron en la comunicación para conseguir sus objetivos. ¿Cómo lo hicieron?

En julio de 1964, el ayudante de dirección de cine, Kirt Lambert asistió al concierto de un grupo juvenil en The Railway Tavern, Londres. La actuación de los entonces llamados High Numbers (The Who) le impresionó. Inmediatamente le propuso a su colega Chris Stamp ir a verlos.

Ambos eran conscientes de la fuerza con la que la música estaba poniendo todo patas arriba. Querían aprovechar esa ola. Los dos trabajaban en el mundo del cine. Y acariciaban la idea de producir un documental basado en el nacimiento y ascenso de una banda para inmortalizar el momento.

Así fue como le llegó el primer contrato a The Who, en la forma de una sorprendente propuesta del mundo del cine. Pete Townsend, Roger Daltrey, John Entwistle y Keith Moon aceptaron sin pensárselo dos veces. Necesitaban dinero y, aunque los dos improvisados productores les ofrecieron unas pocas libras por cada semana que se dejasen acompañar, les sonó a maná caído del cielo.

Lambert & Stamp, una mezcla explosiva

Kirt Lambert era un chico-bien, hijo de un reputado compositor y de una actriz y nieto de un importante escultor y pintor. Comenzó en la producción de documentales y el cine como asistente de director. ¡Llegó a colaborar en Los Cañones de Navarone!

Chris Stamp, sin embargo, era más joven, un chico-malo del East-End londinense, hijo de un barquero del Támesis con una actitud desafiante y un acento cockney distinguible a kilómetros. Su hermano se estaba abriendo paso como actor (Terence Stamp). Por esa puerta llegaría Chris al cine. Fue Terence quien le presentó a Lambert.

Caricatura de Chris Stamp y Kirt Lambert

Caricatura de este equipo inimitable y único que supo usar la comunicación para ganar independencia artística y económica.

El bohemio y extravagante, por un lado, y el pragmático y con aires de matón, por otro, conectaron inmediatamente. Mientras trabajaban como segundos de abordo en algunas películas, planearon un proyecto conjunto que les permitiría subir de nivel en la industria y ganar para ellos fama, independencia y… dinero.

Un modelo para entender su éxito

A lo largo de los distintos casos que he visitado en los posts de este blog, me he basado en un sistema diseñado junto a mis colegas y amigos, Iván Pino, David G. Natal, Ana Folgueira, Juan Cardona, Luis Miguel Peña y Goyo Panadero y contrastado con nuestros clientes y compañeros de Llorente & Cuenca.

Permite analizar lo que le ocurre a una empresa desde el punto de vista de la comunicación. Aprovecha los importantes cambios que se han dado raíz de la transición de la comunicación de masas a la comunicación de redes. Propone un método de diagnóstico de los desafíos en los distintos frentes. Y plantea un método para afrontarlos con garantías de éxito.

Parte del porqué de las relaciones públicas

  • Crear relaciones estables y duraderas entre las organizaciones y las personas que condicionan sus proyectos.
  • Enfatizar la importancia de esas personas como agentes de influencia y cambio.
  • En el entendido de que de ellas depende el negocio, la licencia social para operar y el prestigio de esas organizaciones.
  • Y conecta directamente con el propósito, los objetivos a corto (los retos del negocio) y a largo (el legado) de propietarios y ejecutivos. Dediqué estos posts a cada concepto:

Se apoya en las tres grandes herramientas de la comunicación

  • La inteligencia para entender cómo pueden confluir los objetivos de esas personas y de las empresas.
  • Los contenidos en su doble valencia: portadores de los mensajes de la organización y gancho para provocar y mantener conversaciones con esas personas.
  • Y la propia mecánica para establecer y nutrir esas relaciones productivas.

Aprovecha los cuatro conceptos claves en el S. XXI

  • La Narrativa: un enfoque imprescindible para transformar lo que uno dice de sí mismo y que ayuda a usar las historias como vehículo para los mensajes.
  • El Modelo de Reputación: la hoja de ruta de lo que los demás creen, piensan y dicen de ti.
    • Post: La mala reputación; a partir de la clase magistral de marketing que nos dejaron los Stones.
  • Los Territorios: el necesario espacio para entablar el diálogo para convencer e influir.
  • Las Comunidades: la forma en la que se organizan y conviven las personas que te importan.

Identifica los desafíos en 3 grandes grupos

  • Gaps de creencias: los que se manifiestan cuando lo que creemos de nosotros mismos no coincide con lo que los demás creen.
  • Gaps de relevancia: los que se producen cuando sentimos que no se nos conoce lo suficiente.
  • Gaps de influencia: los que ponen de manifiesto que nuestra opinión y consejo importa menos de lo que nos gustaría.

Y clasifica todos los componentes en los 3 niveles de gestión

  • Estratégico
  • Táctico
  • Operativo

La música como metáfora

En todos los posts, he partido de un ejemplo proveniente de la música para explicar cada concepto del modelo. Podríamos recurrir a otra infinidad de ámbitos para hacerlo.

Pero, la música es en sí una poderosa forma universal de comunicación que a lo largo del S. XX demostró su enorme valor a la hora de transformar nuestra sociedad.

Además, me apasiona y hace más fácil que visualice los paralelismos que ofrece con la comunicación.

Los managers, esos gestores

Existen muchos puntos de conexión entre el manager y el gestor de cualquier compañía. En esta revisión que he hecho, por ejemplo, expliqué como Andrew Loog Oldham se apalancó en la imagen de chicos malos para diferenciar a los Stones. También me fijé en el fracaso del gran Andy Warhol cuando intentó tutela a la Velvet.

Otros que han pululado estas páginas han sido el inmenso Sam Phillips, que hacía de editor, productor y manager al mismo tiempo; Mike Appel, el agresivo vendedor detrás de Springsteen; y el genial Brian Epstein, manager de The Beatles.

Lambert & Stamp

Permíteme que, en esta ocasión, use el apasionante caso de Lambert, Stamp y The Who para repasar el funcionamiento de todos los conceptos. Espero que te inspire y ayude a entender su dinámica.

Kirt Lambert y Chris Stamp.

Kirt Lambert y Chris Stamp en el Londres que querían conquistar.

1. Estrategia y Comunicación

Lambert & Stamp, emprendedores: el proyecto

  • Los dos jóvenes querían emprender su propio proyecto empresarial.
  • Objetivo principal: aprovechar el momentum del Swinging London para ganar su independencia económica y artística como Directores de Documentales.
  • Al descubrir a The Who se dieron cuenta de la calidad de su madera.
    • Si la idea de representarles funcionaba relativamente bien les llegarían ingresos de una forma más regular que vendiendo el documental.
    • Y, si la cosa no salía, al menos tendrían la experiencia y la película.

1.1 El Propósito

  • El de Lambert y Stamp fue madurando en su cabeza (concretamente en la de Lambert), según iba conociendo más a Pete Townsend.
  • Si pudiese fusionar la música clásica con el pop, el cine y el teatro abriría posibilidades mucho mayores para el mensaje de cambio de aquella generación.
  • Ese propósito alentaría la ambición artística de Townsend. Aquellas conversaciones iniciales entre manager y guitarrista inspiraron al rockero más polifacético y avanzado de, nunca mejor dicho, su generación.

1.2 Dos auténticos relaciones públicas

  • Lambert & Stamp tenían una idea e intuición pero necesitaban legitimarse. La industria bullía. Nacían y morían reyes a diario.
  • Su Negocio precisaba una Reputación determinada si querían obtener la Licencia Social para Operar y triunfar.
  • Chris y Kirt estudiaron la conversación alrededor de la música popular en Londres. Se dieron cuenta de que en ella participaban muchas tribus (comunidades) diferentes.
  • Querían tener éxito y necesitaban una banda para que sirviese de bandera de una de aquellas tribus.
  • Cuando Kirt vio a The Who en el Railway Tavern, la encontró. Ya tenían el producto al que aspiraba una incipiente comunidad.
  • A partir de ahí, su trabajo y su primer gran triunfo sería el de que esa comunidad les aceptase a ellos y a los músicos como miembros. El segundo consistió en que adoptase su obra, estilo y actitud como símbolos del colectivo.
Swinging London.

Portada de la revista Time haciéndose eco del Singing London.

1.3 Los desafíos y el legado de CEO

  • The Who, el producto de los “CEO” Lambert & Stamp, vivieron al borde de la ruina casi a lo largo de toda su carrera.
    • Una anécdota ilustrativa: en uno de sus primeros directos juntos en 1964, Pete rompió su guitarra por accidente. El público comenzó a reírse y, llevado por la rabia, destrozó lo que quedaba del instrumento ante la mirada atónita de todos los presentes. En la siguiente actuación, la audiencia no paró hasta que repitió “la gracia” y, en esa oportunidad, se le unió Keith desmontando su batería a patadas.
    • Aquel gesto teatral se convirtió en un ritual que, en a lo largo de los primeros años se comió literalmente los ingresos de The Who.
    • No ganaban para pagar el material que se veían obligados a destruir en cada directo.
Destrozando el equipo

Destrozar el equipo pasó a formar parte del espectáculo y a poner en peligro las finanzas de la banda.

  • Al mismo tiempo, querían dejar su impronta en la industria.
    • De los primeros singles, pasaron a álbumes concepto como The Who Sell Out, grabado como si de un programa de radio se tratase con jingles comerciales incluidos.
    • Y de ahí a uno de sus grandes aportes, el de las óperas rock. Según se sofisticaban, más difícil resultaba financiar el tiempo y recursos que precisaban para acometerlos.
  • Lambert & Stamp, presionados por la falta de ingresos, empujaban a la banda a escribir singles que les promocionaran en las radios.
    • En la misma línea, por ejemplo, entendieron que introducirlos en los festivales que comenzaron a nacer suponía, al mismo tiempo, ingresos y una enorme promoción.
    • The Who triunfaría en Monterrey o en la Isla de Wight consolidando su trayectoria.
The Who ante el público de un festival

The Who fueron los reyes del Monterey Pop Festival y del Isle of Wight Festival.

  • Del mismo modo, les animaban a progresar por el lado más sofisticado acariciando el propósito que estaban visualizando juntos.
    • En términos del legado, se apropiaron de la etiqueta “ópera rock” y no la soltaron. Aunque su obra no hubiera pasado de ahí, les garantizó ya un papel protagonista en la historia del Rock.

2. Las Tres Herramientas Básicas

2.1 La escucha inteligente

  • Lambert & Stamp detectaron un grupo cada vez más influyente de personajes en la escena londinense.
  • Chicos de los barrios bajos, de actitud desafiante, con cierta obsesión por la estética acudían a los bares de moda y a los conciertos de los barrios más cool.
Mods en Londres.

Los desafiantes chicos de los barrios obreros se unieron al elitismo mod.

  • Entendieron a la perfección sus detalles más idiosincráticos y perfilaron a The Who a su imagen y semejanza.
    • De la vestimenta al corte de pelo, de la interpretación en los escenarios a las primeras entrevistas, se convirtieron en la primera banda que llegaría a un éxito general desde aquel nicho tan concreto.
  • Lambert & Stamp frecuentaban esos pubs, las tiendas de moda, los barrios, asistían a los conciertos en los que se daban cita y, literalmente, se mimetizaron con ellos para entender su dinámica.

2.2 Los contenidos

  • La música es contenido en estado puro. Aquel nicho estaba interesado en el Rhythm & Blues más cañero.
  • Al inicio de su relación, consiguieron que The Who versionase los clásicos del género.
  • La experiencia en sus conciertos también era contenido de alto octanaje. El despliegue físico de los cuatro y su descarga de ira desencadenaban terremotos. La audiencia se encendía con ellos y todo terminaba patas arriba.
The Who en directo en 1965

The Who han sido una de las mejores bandas en directo de la historia.

  • Llegó el momento de tratar de plasmar esa experiencia en temas propios y en una colección de singles, un long play.
    • Cuando grabas, la producción es contenido en sí misma. Acudieron a Shel Tamy, un artesano eficaz que trabajó un sonido afilado en el que sobresalía la base rítmica con el virtuoso Entwistle y el impredecible Moon.

2.3 Las Relaciones

  • Lambert & Stamp provenían del mundo del cine. Su mundo de relaciones iba mucho más allá del relativamente cerrado ambiente musical.
  • Pronto establecieron y activaron una potente malla de contactos. Entre ellos, con los protagonistas de los diseñadores y dueños de las tiendas del centro de un estilo que inmortalizarían en sus películas los italianos Sordi y Antonioni, el de Carnaby Street.
Carnaby Street en los sesenta

Carnaby Street se convirtió en el centro de la moda entre 1964 y 1966.

  • Pusieron a trabajar a buenos fotógrafos, iluminadores y estilistas y con todos crearon lazos valiosos.
  • Tejieron vínculos con los protagonistas del célebre Swingin’ London que capitalizaba la atención de todo el mundo en ese momento.

3. Los Gaps: desafíos de Lambert & Stamp

No todo fue un cuento de hadas.

3.1 El Gap de Creencias

Los dos managers querían que The Who fuera concebido como el conjunto más duro y más avanzado de la ciudad.

  • Competían con los Stones, los Animals o los Kinks (¡ahí es nada!).
  • Todos contaban con argumentos muy potentes y en la mente de los adolescentes del momento, tanto por contenidos como por actitud, la cosa estaba muy reñida.
  • Y, muy pronto, los propios Who empezaron a sentirse incómodos con la imagen que precisamente Lambert & Stamp habían delineado para ellos.
  • Eso quebraba las expectativas que generaban y la realidad que trasladaban.

3.2 El Gap de Relevancia

Aquí Beatles y Stones se llevaban la palma. Protagonizaban el 80% de titulares y conversaciones.

  • El ascenso a la popularidad se encontró con un obstáculo porque los miembros de The Who no terminaban de encajar.
  • Pete Townsend demostró que podía componer pero no sabía hacerlo en equipo. Su rivalidad con Daltrey estuvo a punto de acabar con la banda muchas veces.
  • No facilitaba las cosas con los periodistas ni tampoco con la sociedad de influenciadores de la noche londinense. Keith Moon siempre miró con envidia la unión entre los Fab Four. Llegó a comentar que fuera donde fuera, les encontraba juntos y que, por su parte, ellos vivían totalmente por separado.
  • Además, el planteamiento fue tan pensado para las tribus de la movida de Londres del 64’-65’ que The Who no conseguiría funcionar realmente bien en los Estados Unidos.
  • Todo minó la capacidad de la banda para sobresalir.

3.3 Gap de Influencia

A pesar de su novedosa puesta en escena y la fuerza de los mensajes de sus primeros temas, dejar su impronta requirió más tiempo que lo que supuso para Beatles o Stones.

  • En los primeros años, los directos eran mucho mejores que sus discos. Como vimos con Springsteen, esto generaba la frustración de expectativas cuando se escuchaban los vinilos con los limitados medios de la década de los sesenta.
  • Las composiciones de Townsend se hicieron cada vez más complejas. En muy poco tiempo, pasó de la estructura de tres acordes a progresiones y arreglos normalmente tan originales que resultaban difíciles de digerir.
  • Otra cuestión era la propia ejecución técnica de cada uno de los cuatro. Para las bandas de jóvenes, otro vehículo de influencia, que comenzaban versionando, se trataba de un puzzle demasiado difícil de recomponer:
    • El bajista hacía las veces de guitarrista solista con sus líneas imposibles de bajo y con el volumen al que tocaba.
    • El batería se olvidaba del… ritmo! Se concentraba en el ambiente. En muchos momentos, replicaba a la voz solista con sus tambores como si de los coros se tratase.
    • El vocalista llevaba su voz al límite hasta casi desafinar, buscándolo, y agregaba una auténtica carga de representación teatral del personaje anticipando ese componente de la ópera.
    • Y el guitarrista era la antítesis de los héroes del instrumento. Para compensar, era él quien sí marcaba el ritmo.
  • Todos esos elementos hicieron más difícil que influyeran de manera inmediata en sus contemporáneos.

4. Los Cuatro Ámbitos de Trabajo de Lambert & Stamp

Para llegar a su objetivo, los dos managers necesitaban superar estos tres gaps: Creencias, Relevancia e Influencia. Trabajaron en cuatro ejes que te explico en parejas.

4.1 Modelo de Reputación y Narrativa

Al nivel estratégico, debían resolver la diferencia entre lo que ellos contaban de la banda y lo que pensaba el público en general.

  • La narrativa de una banda rock se concentra en especial en sus propios temas.
  • Su primer single original se inspiró en You Really Got Me de los Kinks y consiguió la identificación con una sensación adolescente que crecía en los jóvenes ingleses: I Can´t Explain se convirtió en un éxito que anticipaba el relato introspectivo de Townsend enfocado en sus propios fantasmas.
  • Pero fue My Generation el himno que rompió en dos el pop de la época. Como reconocería Jagger, ellos nunca imaginaron que se pudiera hablar en las canciones de algo distinto a las relaciones, las drogas, las fiestas o las resacas, hasta que escucharon ese corte.
  • Lambert consiguió que Townsend fotografiase el momento que experimentaba toda una generación en el Londres del 65’.
  • Todo en el corte reforzaba la narrativa que estaban buscando:
    • La interpretación de Daltrey, urgente pero con el guiño a la inseguridad de su fingido tartamudeo.
    • La simpleza y violencia contenida en los dos acordes centrales, repetidos, en los que la guitarra marcaba un riff primitivo y, al mismo tiempo, extraordinariamente fresco.
    • La batería sobrecargada que respondía al riff principal con una cascada de golpes inédita hasta la fecha.
    • Y esas líneas de bajo magistrales que le llevan a Entwistle a protagonizar el solo del tema anticipando su virtuosismo estelar.

  • The Who reclamó para sí el sentido de pertenencia de las tribus que exigían su espacio en la sociedad de los 60s. Puso letra y música a sus sensaciones y emociones.

Su primer LP combinó sus referencias al R&B, la British Invasion y su propia contribución al nacimiento del Rock con I Can´t Explain y My Generation. Supuso un salto que ayudó a reducir la brecha entre lo que querían trasladar y lo que el público pensaba de ellos.

Vino a complementar sus interpretaciones intensas que culminaban con la teatral destrucción de guitarras, batería y amplis en escenarios y en platós televisivos.

En efecto, The Who se habían convertido en los chicos más duros de la ciudad.

4.2 Comunidades y Territorios

Alrededor del inconformismo, la crítica al cinismo y la hipocresía pseudo victoriana se establecieron millones de conversaciones. Desde todos los ámbitos sociales, se detectaba un cambio radical entre las generaciones de la guerra y la de post-guerra.

A los jóvenes que participaban en esa ebullición, les importaban poco o nada las instituciones establecidas (la familia, la religión, el gobierno). Querían divertirse y vivir despojados de las normas de etiqueta que imponía un sistema pacato y casposo. Y, por defecto, le culpaban de los males que aquejaban al conjunto de la población.

  • Como mencioné antes, sin embargo, en la conversación participaban tribus muy distintas.
  • Una de ellas era la formada por esos chicos de los barrios obreros, caracterizados por su actitud desafiante, que se unieron a un grupo de culto surgido a finales de los 50’ llamado Mod.
  • En su origen, alrededor de 1958, los Mods eran una pequeña comunidad elitista que escuchaba Modern Jazz, de ahí su nombre. Hicieron de su forma de vestir (de sastre), de las Vespas y Lambrettas y, porque no decirlo, de las anfetaminas algunas de sus señas de identidad.
  • Frente a la corriente Rockabilly que inundó el Reino Unido cuando los astros del rock ’n’ roll americano comenzaron a visitar la isla, los Mods adoptaron, por ejemplo, los colores de la bandera británica para reafirmar sus diferencias.
The Who en su versión más británica

La bandera británica y sus colores serían algunas de las señas de identidad que explotaron Lambert & Stamp.

  • Lambert & Stamp vieron en esa subcultura el caldo de cultivo que podían explotar. Es curioso, ellos dos eran mucho más Mods que los miembros de The Who.
  • Para conectar con los nuevos adeptos, hicieron converger el espíritu dandy de los Mods con su rebeldía y su apuesta por el Soul y el Ska.
  • Y acuñaron un lema que se dirigía al centro de los intereses de aquella comunidad: The Who, Maximum R&B.
Maximum R&B, el lema

Maximum R&B fue el lema con el que Lambert & Stamp le hicieron un guiño a los Mods en 1965

  • Consiguieron que una banda sin una identidad intrínseca clara y con poco espíritu de equipo y, por tanto, de liderazgo, se convirtiese en la punta de lanza del movimiento durante al menos tres años.
  • Fue suficiente. The Who pasaron a ser considerados los más duros, a encabezar la revolución con mayor conciencia social en UK y a generar suficiente dinero como para que Lambert & Stamp lanzaran su propia empresa.
  • También les permitió transitar el camino hacia aquel propósito soñado: la fusión de los principios de la música clásica con las de las corrientes de raíces africanas o del folklore británico.

5. Formatos y Canales

A nivel operativo, los comunicadores recurrimos a determinados canales para mantener relaciones con nuestros grupos de intereses. Lo hacemos adaptando nuestros contenidos al formato más conveniente.

Lambert & Stamp tenían claro cuáles eran los canales y los formatos más adecuados para interactuar, primero, con los mods y, después, con el gran público.

  • Los conciertos y festivales fueron un canal más que propicio. The Who en directo impactaban. Redondearon el formato de sus soberbias entregas animando a Daltrey a hacer girar su micro, al tiempo que a Townsend a usar su famoso molino con el brazo derecho. También les ayudaban a ordenar el repertorio para comenzar de un modo contundente y terminar con la máxima intensidad (y, durante los primeros años, con el consabido destrozo del equipo). Disfruta de este final apoteósico en la Isla de Wight, así contribuyeron a forjar la música Rock.

  • La radio era el canal por excelencia para la música en los 60. Junto con Shel Tamy, Lambert y Stamp orientaron los primeros singles (el formato) para que se adaptasen a las características de los primitivos receptores.
  • Los larga duración (álbumes o LPs) se hicieron un hueco como un formato pensado para la colección privada de los fans. Desde The Who Sell Out, los managers apostaron por sacar el mayor partido a las carpetas tanto por las portadas como por el material con las que las acompañaban. Sus dobles entregas de Tommy o Quadrophenia se han convertido en objetos de exposición.
  • El canal televisivo vio crecer las audiencias de los programas con actuaciones musicales de los ídolos del pop. Si de sobresalir se trataba, las condiciones de los platós, la presencia de público en directo y las peculiares producciones exigían planificar cada participación con todo lujo de detalles. En ese terreno, de nuevo, Lambert & Stamp despuntaron. Lograron que tener a The Who en cualquier programa implicase auténtico espectáculo.
  • Y, el cine, el canal anhelado por Lambert & Stamp, terminó siendo parte de su legado. Aunque los dos managers ya no trabajaban con la banda, cuando llegaron las respectivas películas Tommy o Quadrophenia demostraron la validez de las Óperas Rock como un formato narrativo extraordinario.

6. El Resultado: Track Records

Lambert & Stamp alcanzaron el nivel de independencia que buscaban triunfando con su propia empresa Track Records. Al rebufo de The Who, representaron a Jimi Hendrix, su segundo mayor éxito, y al outsider extraordinario The Crazy World of Arthur Brown.

Y, entre otras cosas, inspiraron e impulsaron Tommy. Contaba la historia de un chico que se vuelve ciego y sordomudo tras un brutal ataque de su padre a su madre.

Con ella, Townsend se atrevió a explorar las ideas sobre teoría musical que Lambert le había compartido durante los años anteriores.

No se trata de su mejor álbum pero, sin duda, ha sido su obra más influyente. En 1975, la versión para el cine con Ann-Margret, Oliver Reed, Jack Nicholson y con los músicos Elton John, Eric Clapton o Tina Turner, cerró el círculo al que aspiraban desde el principio: fusión en todos los sentidos entre los distintos tipos de media, canales, músicas y técnicas.

6.1 Las obras maestras de The Who

Tras Tommy, llegaría el trío de LPs que certificó el estatus mítico de la banda a la altura de Beatles o Stones: Live At Leeds, Who’s Next y Quadrophenia. Los tres tuvieron detrás de una u otra forma el espíritu de Lambert & Stamp.

El primero inmortalizó lo que Beatles o Stones nunca lograron registrar, su maestría sobre el escenario.

El segundo se alejó del concepto de los álbumes concepto. Desplegó una colección de auténticos himnos de la talla de Baba O’Riley, Won’t Get Fooled Again o Behind Blue Eyes. Desde la composición a la producción, es un LP único y genial.

El tercero elevó el concepto detrás de las primitivas óperas rock. Quadrophenia explora las raíces de las que surgió la propia banda. Recrea la cultura mod, sus sueños, contradicciones y referentes. Y lo hace a través de composiciones y arreglos que dibujan escenas y estados de ánimo conectados como nunca se llegaron a plasmar en el Rock.

Townsend materializó el propósito de Lambert & Stamp. Llegó a un grado de virtuosismo inimaginable para un chico que tan solo 8 años antes no sabía ni se atrevía a componer, mucho menos a producir, una sola canción. Excepcional.

CODA

Dedico este post a mis hermanos de Rock & Roll: Rei, Iván, Fernando, Juano y Jorge. Ellos me han acompañado durante un largo viaje de amistad y pasión por la música.

Con Mato Grosso hemos versionado, sin respeto, un buen puñado de clásicos. Por momentos, pensamos que terminaríamos con todo el repertorio de los Stones. Lo mismo nos ocurrió con Lou Reed o la Velvet. ¡Qué decir de Neil Young o de Dylan!

Sin embargo, de un modo natural, llegamos a The Who. Destrozando sus temas, nos encontramos.

Nuestra particular familia se sintió en casa con The Real Me, I Can See For Miles o Water. Animados, dedicamos una buena etapa, creo que un par de años, a reproducir Live At Leeds del primer al último corte. Aunque solo lo interpretamos en público en dos ocasiones.

De aquel set mágico, Heaven and Hell, el trío de temas formado por Substitute, Happy Jack y I’m a Boy o el fascinante medley de Amazing Journey/Sparks reforzaron nuestra comunión fraternal alrededor de la música.

Pero si hay un tema que se convirtió en sinónimo de hogar para todos, ese es A Quick One. La mini primera ópera de Townsend nos ha permitido siempre ser nosotros mismos sobre el escenario. Gritar, saltar, bailar, reír juntos, desgranando esa historia de perdón infinito, es uno de los regalos que me ha deparado la vida.

Gracias hermanos por vuestra comprensión, cariño y confianza. Recordando al capellán de La Escopeta Nacional interpretado por el gran Agustín González:

Que lo que The Who ha unido en la tierra, no lo desuna ni Dios en el cielo!

Chief Talent & Innovation Officer y Socio de Llorente & Cuenca (y ferviente admirador de los Flamin’ Groovies).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *